El Banco de España vaticina año y medio más de destrucción de empleo

Con este titular abría hoy la sección digital de economía de El País, para desconsuelo de muchos. Cuando parece que poco a poco nos empezamos a creer que de todo es posible salir, sobre todo que las cifras de desempleo están practicamente tocando techo, los expertos vaticinan que la temida cifra del 20% de paro puede ser una realidad el próximo año y que la recuperación será lenta. Esta claro que el pesimismo sigue cómodamente asentado en las opiniones de los analistas.

Artículo completo de El País – 31/03/2010

“No habrá recuperación hasta que se vuelva a crear empleo”. Hace apenas dos meses, en el último gran debate económico que se celebró en el Congreso, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, fijó la frontera de esta crisis en el mercado laboral. Es un análisis compartido por los expertos, más aún cuando la tasa de paro supera el 18%. En lo que ya hay menos coincidencia es en donde se fija ese paso. “Volveremos a crear empleo neto a finales de 2010”, proclamó Zapatero. Pero las últimas proyecciones del Banco de España, publicadas ayer, son mucho menos optimistas: “Cabe esperar el retorno a tasas positivas de generación de empleo en los trimestres finales del próximo año”.

La conclusión del Banco de España es el resultado de unas previsiones que se acercan al pronóstico oficial en 2010, pero lo empeoran de forma significativa en 2011. Mientras que para este año el vaticinio sobre la evolución del PIB es similar -el Gobierno prevé un retroceso del 0,3%, el supervisor lo sitúa en el 0,4%-, la diferencia para el próximo año es sensible: el Banco de España rebaja a más de la mitad (del 1,8% al 0,8%) la estimación de crecimiento de 2011.

Con estas cifras, el supervisor se alinea con organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional o la Comisión Europea, que creen que la recuperación será más débil de lo que pronostica el Gobierno. Bruselas ya advirtió hace dos semanas que esa hipótesis demasiado optimista ponía en riesgo el objetivo de rebajar el déficit del 11,2%, cierre del ejercicio pasado, al 3% del PIB en 2013.

El contraste con el pronóstico oficial es más acusado aún en el mercado laboral. El Gobierno cree que las tasas interanuales de empleo dejarán los números rojos en otoño, y que la tasa de paro alcanzará su pico este año (más del 19%), para descender en 2011. Por el contrario, el Banco de España cree que la destrucción de puestos de trabajo encadenará al menos tres años (del tercer trimestre de 2008 al tercer trimestre de 2011). Y que la tasa de paro no sólo no bajará, sino que aumentará hasta rondar el 20% el próximo año.

Con un crecimiento más débil y una tasa de paro mayor (lo que se traduce en más prestaciones por desempleo), la senda de corrección del déficit que dibuja el Banco de España tampoco puede coincidir con la del Gobierno. Según el organismo que dirige Miguel Ángel Fernández Ordóñez, el ajuste del saldo público será mucho más lento de lo anticipado por Economía en el Plan de Estabilidad remitido a Bruselas.

Las cuentas del servicio de estudios sitúan el déficit de 2011 en el 9% del PIB, cuando Economía cree que se quedará en el 7,5%. De confirmarse, la nueva previsión del Banco de España haría casi imposible que el Gobierno lograra su objetivo presupuestario de 2013, pese al cuantioso plan de reducción del gasto público (50.000 millones) previsto para los próximos cuatro años.

El plan de austeridad anunciado por la vicepresidenta económica, Elena Salgado, crea dudas al supervisor. “Los objetivos de recorte resultan muy ambiciosos y, en muchos casos, no tienen precedentes históricos”, señala el servicio de estudios, para advertir de que el gasto público tiene “una tendencia al crecimiento difícil de doblegar” y que el ajuste se complica porque “depende en buena medida del concurso de las administraciones territoriales [comunidades y ayun-tamientos]”.

Pese a constatar “riesgos de desviaciones al alza en el gasto y el déficit públicos”, el Banco de España incorpora a sus previsiones el plan de ajuste fiscal promovido por el Gobierno. De hecho, ahí radica buena parte de las divergencias con el pronóstico de Economía, que optó por mantener las previsiones de crecimiento y empleo que hizo el verano pasado pese a anunciar una reducción del gasto presupuestario, la inversión pública y las plantillas de funcionarios.

“La consolidación presupuestaria es imprescindible”, aduce el Banco de España, “pero puede ocurrir que tenga efectos contractivos a corto plazo”. El organismo supervisor centra las diferencias en el impacto del recorte en la inversión pública: “En términos nominales [sin descontar inflación], se reducirá alrededor del 15%, tanto en 2010 como en 2011, que contrasta con el crecimiento del 10,5% observado en 2009”.

El Banco de España pasa de puntillas esta vez sobre los efectos de la subida de impuestos. Sólo menciona la prevista subida del IVA para afirmar que tendrá “un impacto limitado en el poder adquisitivo de las familias”. Tampoco anticipa un impacto sensible en la inflación, que sitúa en tasas medias del 1% para este y el próximo año. Aquí el supervisor aplaude el acuerdo de moderación salarial firmado por sindicatos y patronal “mucho más coherente con la intensidad de la recesión”.

La caída de la obra pública, la prolongación del ajuste en la construcción de viviendas y la debilidad del gasto empresarial en bienes de equipo hacen de la inversión el agujero negro del cuadro macroeconómico dibujado por el Banco de España.

Por el contrario, las exportaciones (con avances cercanos al 5%) y el consumo de las familias (que crecería ya este año) salen mejor parados que en el pronóstico oficial. Aunque con cautela. “La reanimación del consumo privado es uno de los elementos de estas previsiones con mayor grado de incertidumbre”, avisa el Banco de España.

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, mantuvo las previsiones del Ejecutivo que, reconoció, les permiten ser “un poquito más optimistas” y, ante todo, impulsar las medidas oportunas “sin mermar los derechos de los trabajadores, que no son los que han originado la crisis”.

El líder del PP, Mariano Rajoy, dijo que los datos del Banco de España deben “hacer reflexionar al Gobierno” para “que tome decisiones sobre temas importantes y no sobre temas menores”.

Anuncios

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: