1.700 españoles acuden al concurso de acreedores asfixiados por sus deudas

A nuevos tiempos, nuevas medidas para intentar salir del atolladero ante una situación financiera grave. O al menos eso es lo que han pensado los 1.700 españoles que solicitaron concurso de acreedores en 2009, ante la imposibilidad de hacer frente al pago de sus deudas.

En estos casos la Ley Concursal de 2003 (que es la que se aplica en estos casos) lo que pretende es unificar los antiguos procedimientos de “suspension de pagos” y “quiebra”, creando un único procedimiento denominado “concurso de acreedores“. La idea de dicho procedimiento no es otra que intentar proteger la deuda de los acreedores y permitir que el mayor número de éstos perciban las mayores importes posibles de la deuda que tienen pendiente de cobro.

Ahora bien, aunque en el procedimiento se recoge la posibilidad de que lo soliciten tanto personas físicas como jurídicas, es cierto que la figura fue pensada para éstas últimas, principalmente porque una de las acciones que se llevan acabo nada mas declarar el concurso de acreedores es suspender todos los pagos, con el fin de dar un plazo a la empresa o empresario para reorganizar sus deudas y pasado el plazo ver si puede hacer frente al total de sus pasivos. En caso afirmativo podría continuar con su actividad y en caso contrario se iniciaría un procedimiento de disolución de la sociedad (en caso de ser una empresa) para proceder el pago de las deudas.

En definitiva un concurso de acreedores, no posee otro fin que el de unificar a los acreedores por un lado y por otro, permitir que el deudor organice su patrimonio con el fin de poder atender a la mayor parte de su deuda pendiente. Es por ello por lo que en estos años de bonanza en los que se ha utilizado el crédito, como via rápida de financiación del consumo, cuando esta figura parece tomar sentido para las personas físicas.

Pero cuando hablamos de particulares la cosa cambia sustancialmente. La primera razón es que tiende a pensarse que si una empresa paraliza su actividad con el concurso de acreedores, una persona física puede detener una ejecución de su hipoteca en curso, algo que es completamente falso. También existe la creencia, de que una vez iniciado el concurso se puede vender la vivienda habitual para pagar la hipoteca que existe sobre la misma, algo que tampoco puede hacerse ya que una vez declarado el concurso, los bienes pasan a disposición del administrador, que es el encargado de gestionar todos los bienes del deudor.

Hay que tener en cuenta que no todos aquellos que lo deseen pueden acudir al concurso de acreedores. Únicamente aquellos que posean mas de un acreedor podrá solicitar el incio de este procedimiento. Por tanto, todas aquellas personas que solo tengan problemas con su hipoteca, estan excluidos de esta vía.

Pero en definitiva y tal y como recomiendan los expertos, lo fundamental es asesorarse bien antes de iniciar un procedimiento concursal para  solventar una situación financiera crítica, porque posee bastantes inconvenientes y limitaciones que han de tenerse en cuenta.

Anuncios

Etiquetas: ,

Una respuesta to “1.700 españoles acuden al concurso de acreedores asfixiados por sus deudas”

  1. deudoresanonimosgrupovilaseca Says:

    Gracias por su información nos resulta muy util.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: