La CEOE propone un nuevo contrato de “inserción laboral”

El pasado martes la CEOE (Confederación Española de Organizaciones Empresariales) anunciaba su particular medida para atajar la crisis, denominado “contrato de inserción”, cuyo fin principal es incentivar la contratación por parte de las empresas. La polémica no tardó en aparecer cuando se esbozaron las características la la iniciativa. Básicamente se trata de un contrato para jóvenes menores de 30 años, con una duración de seis meses prorogables a un año, sin cotizar a la seguridad social, sin indemnización por despido ni derecho a paro y que en el mejor de los casos se remuneraría con el salario mínimo interprofesional (que en 2010 se ha fijado en 633,30 €).

Inmediatamente despues de su publicación, desde el Gobierno mostraron su frontal oposición a dicha medida afirmando que “ni es la mas adecuada, ni llega en el momento mas adecuado” segun palabras del Ministro de Trabajo, Celestino Corbacho. Asimismo los sindicatos salían al paso con duras críticas como la de Cándido Méndez (UGT) comparando dicho contrato con “una especie de monstruo de Frankestein“.

Ante el gran rechazo social y político que ha suscitado dicha noticia, ayer mismo Gerardo Díaz Ferrán (conocido por la pésima gestión llevada a cabo en Air Comet), presidente de la CEOE,  salia ante los medios para desmentir que desde el organismo que preside se hubiera propuesto tal medida. Además desde ayer puede consultarse en su página web un comunicado urgente en el que niegan habar difundido dicha información.

A la vista de los hechos, solo puede extrarse una conclusión y es que la CEOE ha lanzado un globo sonda, para ver si “colaba” una medida como la descrita, dada la terrible situación que atraviesa el país. Y va a ser que no ha colado, sencillamente porque a pesar de que la sociedad española esté inmersa en una profunda crisis, hay algo a lo que los españoles no están dispuestos a renunciar, a pesar de lo terrible de esta situación, y ese algo es la dignidad. Dignidad que algunos han pensado que el trabajador iba a intercambiar por un empleo, fuesen cuales fuesen las condiciones del mismo. Y ha resultado que aun en tiempos de crisis, los principios parecen imponerse a la codicia de algunos que intentan sacar tajada de esta precaria situación.

Es triste estar en una crisis como la que estamos, pero mas triste es ver como hay alguien que intenta camuflar su intento de aprovecharse vilmente de la situación, enmascarándolo bajo una medida de “ayuda” para superar la crisis. Parece que los lobos con piel de cordero siguen sin ser un elemento único de los cuentos infantiles.

Anuncios

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: