El Ibex sufre su mayor caída en 14 meses

La desconfianza se ha cebado hoy con la bolsa española. A pesar de que en el 2010 comenzó rozando los 12.000 puntos, la tendencia ha sido a la baja desde entonces, aunque de una manera relativamente progresiva. Pero hoy los números rojos se han apoderado del parqué. Los analistas barajaban varias posibilidades para explicar esta reacción de pánico, entre las que se encuentran el miedo sobre la situación financiera de Grecia (recordemos la enorme deuda pública que arrastra el país), pero sobre todo la posibilidad de otros paises como España y Portugal de entrar en breve en una situación igual o peor. De hecho Paul Kurgman,  uno de los gurús económicos mas famosos en esta crisis afirmaba ayer que “en España se está gestando una situación peor que la de Grecia”.

La caída sufrida hoy en el Ibex 35 cercana al 6% implica una desinversión de 22.400 millones de euros.  Ningún valor ha sido capaz de cerrar en positivo y algunos de ellos han arrastrado pérdidas cercanas al 10%. De hecho Ferrovial se llevaba el record retrocediendo un 11,34%. Por otra parte la banca ha sido uno de los sectores mas castigados cediendo en torno al 6% de media, siendo el Santander el que mas se alejaba de los números verdes con un descenso del 9,40%.

En definitiva este dantesco panorama en la bolsa no hace sino recordar que la crisis aun está bien asentada en nuestro país y que los inversores siguen altamente susceptibles a cualquier dato negativo en relación a la recuperación de la misma. Quedan todavía muy lejos aquellos 15.000 puntos que alcanzaba con holgura el índice pocos meses antes de desatarse la crisis de las subprime en EEUU. Y por lo que hemos podido comprobar hoy la cosa va para largo. Aunque intentando sacar una lectura positiva de todo esto quizás este tipo de correciones bruscas en el mercados  se producen porque efectivamente aun no estamos preparados para crecer.  Estamos inmersos en una crisis que se originó precisamente por intentar crecer tan rápido como lo hace un “soufflé” en el que la levadura fue la codicia y el afán especulativo de unos pocos, que pensarón que el suculento “soufflé” nunca tocaría techo. Pues para desgracia de todos, lo hizo, y no solo tocó techo sino que empezó un descenso tan vertiginoso, que apenas nos dimos cuenta de él, hasta que estaba tocando suelo. Asi que, una vez conocidas las similitudes entre los mercados financieros y la repostería, mas vale poner la levadura justa la próxima vez, para evitar construir un “soufflé” que se venga abajo a la primera de cambio.

Anuncios

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: