El Ministro de Trabajo asegura que hay que acabar con la “cultura de las prejubilaciones”

Esta es una de las medidas que promovía el titular de Trabajo en una entrevista concedida a la COPE esta mañana. En ella volvía a hacer hincapié en varias de las medidas propuestas por su ministerio hace unos días, tales como el aumento de la edad de jubilación hasta los 67 años o la polémica acerca de pasar de 15 a 25 años de cotización a la Seguridad Social, para el cálculo de las pensiones.

En relación a las prejubilaciones afirmaba que un país que se apoya laboralmente en la generación comprendida entre los 30 y los 50 años “va al fracaso”.

Ante estas afirmaciones del ministro de Economía, creo que habría que plantearse cual va a ser la opinión al respecto, por parte de las grandes multinacionales (que suelen ser las que suelen aplicar políticas de prejubilación mas agresivas), que en este momento están prejubilando a algunos de sus empleados entre los 55 y los 58 años. Por otra parte hay que ser consecuente con una realidad, y es que no todas las profesiones tienen ni las mismas condiciones laborales, ni generan el mismo tipo de desgaste, tanto físico como mental. ¿O acaso alguien se imagina a un minero de mas de 65 años? Es un caso extremo si, pero pretendo con ello abrir la reflexión, pero sobre todo incentivar a que impere la mesura y el sentido común. Ni todos prejubilados a los 55, ni todos trabajando hasta los 67.

Además es obvio, que la sociedad no puede descargar toda la carga laboral sobre una franja de edad de 20 años, pero la cuestión es preguntarse si la solución es extenderla tanto como pretende una de las medidas propuestas sobre la jubilación, o bien analizar cada situación particular y decidir cual es la mejor opción para cada caso. Hoy en día mucha gente es retirada de determinadas profesiones a edades tempranas, simplemente por el hecho de cumplir unos años marcados en un documento oficial. Son retirados contra su voluntad, cuando bien podrían seguir desempeñando sus funciones pasando a una segunda actividad, o impartiendo formación para las nuevas promociones. Por el contrario, existen multitud de jóvenes deseando incorporarse al mercado laboral, pero que no pueden hacerlo por carecer de la experiencia necesaria. Por un lado nos “quitamos de en medio a los viejos” (que en muchos casos son perfectamente válidos), pero por otro no queremos a los “nuevos” porque no tienen experiencia. ¿Y entonces cual es la solución?. Ahi queda la pregunta.

Anuncios

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: